sábado, 7 de junio de 2014

MARCAS EN UN LIBRO

1

Si Borges hubiera escrito novelas juveniles éstas quizás formarían una colección o una saga aglutinada bajo el nombre de “Aventuras en la biblioteca”. El contrafáctico anterior es claramente un desatino, Borges odiaba el género como se sabe, pero sí es cierto que para Borges la aventura podía no tener nada que ver con los caminos y el viaje, que no sólo el universo podía existir “bajo la especie de una biblioteca”, que también un libro en un estante, o incluso un volumen comprado a un vendedor puerta a puerta de biblias, podían ser ocasión de la aventura y motivar el horror o asolar este mundo. La premura por leer un libro podía en su literatura dejar a un hombre al borde de la muerte y así también un hombre que lee solo podía ser percibido por otros como un desafío. Todo esto que digo no tiene más sentido que prologar una anécdota sobre un libro en un estante de biblioteca y las consecuencias que se derivan de algunas marcas en él.


2

Hace un par de años, mirando un estante de la biblioteca de casa, se me dio por sacar dos libros para verlos. Uno era de Berceo, el otro de Garcilaso. Ambos fueron comprados usados por unos pocos pesos; uno por Yanel, el otro por mí. Pero, más allá de las semejanzas, una diferencia se hacía notar. Una línea negra, de unos seis milímetros de grosor por seis centímetros de largo, cruzaba horizontalmente la cubierta del libro de Garcilaso justo debajo de las palabras

EDICIÓN Y NOTAS DE.

Tuve un presentimiento, quizás guiado por la regularidad de la línea, y abrí el libro. En la portada, sobre las palabras

ESPASA-CALPE,S. A.
MADRID
1935,

una línea similar a la otra surcaba la página. Avancé hasta el final de la “Introducción”. Una tercera línea, semejante en grosor aunque un poco más corta, ocupaba el lugar en el que debería haberse podido leer una firma.




3

Le mostré el libro a Yanel. Compartimos la intriga. Decidimos googlear la edición. Encontramos un ejemplar, creo que en MercadoLibre. En la imagen de muestra se podía ver la cubierta con lo que en nuestro ejemplar estaba tachado. La edición, las notas y la introducción eran de Tomás Navarro Tomás. Googleamos a su vez este nombre. Entonces supimos que fue un intelectual republicano (filólogo, bibliotecario y lingüista), que tuvo que exiliarse tras la Guerra Civil Española, y que su nombre fue tachado por el franquismo de los libros en los que aparecía.


4

Hasta acá la anécdota. No sé las peripecias que el ejemplar atravesó desde la época de la II República hasta nuestros días. Es evidente que los turbulentos vaivenes de la historia dejaron en el volumen su modesta marca. Por un lado, el libro es parte de un proyecto en el cual al menos un intelectual partidario de la II República se involucró activamente. Por otro lado, el libro sobrevive, como seguro emblema de algo que el franquismo quiso conservar, si bien no escapó de la mutilación que registro en este texto. Pero el libro también viaja y llega a nuestro país, y un día lo encuentro en un puesto de libros usados y lo compro, sin sospechar lo que encontraría después.


5

Hay algo más. La imagen en internet era la de un ejemplar sin tachaduras. Algo que ignoramos dictó diferentes suertes para cada ejemplar. Internet magnifica este dato. Si nos remontamos a la fecha en que la tinta ocultó el nombre de Tomás Navarro Tomás, quizás la escena se parezca a aquella en la que perseguí las tachaduras pero con una diferencia clave: el sentido de las mismas debía resultar transparente por las circunstancias históricas. Pero hay también una diferencia a nuestro favor. Lo que para los contemporáneos a la tachadura era una sinécdoque del franquismo y el borramiento de un nombre republicano no hubiese sido para mí más que un dato momentáneamente irrecuperable y quizás una indagación abortada si la internet no me asistía. Semejante a los raros héroes que nombrábamos al principio, para los que la aventura y la biblioteca no se oponen, me fue concedido desentrañar las modestas huellas que dejó la Historia en las páginas de un libro sin salir de casa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada